ACONDICIONAMIENTOS ACÚSTICOS

El acondicionamiento acústico mejora el tiempo de reverberación, aumentando el confort acústico de la sala mediante la utilización de materiales absorbentes, reflectantes y difusores.

La finalidad de acondicionar acústicamente un determinado recinto (cerrado o al aire libre) es lograr que el sonido proveniente de una fuente o fuentes sea irradiado por igual en todas direcciones logrando un campo sonoro difuso ideal.

Un adecuado acondicionamiento acústico implica que las ondas reflejadas sean las menos posibles, por lo que desempeña un papel la capacidad de absorción de los materiales absorbentes que minimizarán la reverberación indeseada o ecos que pueden dificultar la ininteligibilidad de la comunicación sonora.