Aislamiento acústico de casas

Aislamiento acústico y transmisión del ruido

El aislamiento acústico es una necesidad que tienen muchas edificaciones en la actualidad. El entorno de las ciudades está repleto de ruidos de los que necesitamos evadirnos por los efectos que estos tienen sobre la salud. Es por ello, que las estancias en donde desarrollamos nuestra vida diaria deben ser diseñadas y construidas teniendo en cuenta todos estos aspectos. De ello ya hemos hablado en numerosas ocasiones. En este artículo nos centraremos en sobre los aspectos relacionados con el aislamiento acústico.

Qué es el aislamiento acústico

El aislamiento acústico es una técnica que se utiliza para impedir que el sonido viaje entre espacios separados a través de paredes, techos y suelos. Su objetivo es atenuar el ruido entre dos recintos. Si se adecúan la masa de sus paredes y forjados o de dobles paredes y suelos flotantes, conseguiremos que no se transmita el ruido de un recinto al otro. De ese modo la calidad acústica estaría conforme a las exigencias lógicas de habitabilidad establecidas en la normativa.

Es evidente que, si reducimos esa transmisión, el confort global de las estancias aumenta. Para ello es bueno centrarse en varios puntos conflictivos de transmisión del ruido.

Cómo evitar la transmisión del ruido

A través de las paredes se transmite más ruido del que, en ocasiones nos imaginamos. Es por ello que, una de las acciones más típicas de aislamiento se realiza sobre los tabiques de separación. Efectivamente, si realizamos un asilamiento adecuado de las paredes conseguiremos resultados efectivos. En alguna ocasión ya hemos comentado que este tipo de medidas es mejor hacerlas en las fases de construcción.

Es muy habitual que las puertas y ventanas sean uno de esos focos de transmisión. Actuar sobre ellos puede darnos la clave de un adecuado aislamiento. La vibración que se produce en estos elementos puede incidir en el aumento del ruido, por lo tanto, el sellado adecuado de puertas y ventanas puede ser una buena opción en muchos casos.

Las tuberías y los conductos, así como los electrodomésticos son una importante fuente de ruido que se debe contemplar en el estudio previo. Esto ocurre durante su funcionamiento. Es por ello, que se suele utilizar aislamiento acústico para añadirlo a alrededor de ellos. Esto puede ayudar a reducir la transferencia de ruido no deseado.

Añadir aislamiento acústico entre los montantes de las paredes puede minimizar la transmisión del sonido de una habitación a otra. Se puede utilizar el aislamiento por soplado en el caso de paredes que no están descubiertas.

Tipos de instalaciones en las que aplicar aislamiento acústico

El aislamiento para el control del sonido proporciona excelentes beneficios acústicos, pero también tiene efectos en el confort térmico. Por eso es ideal para el hogar. Un aislamiento adecuado puede ayudar a mantener los niveles de ruido y las temperaturas interiores con el consiguiente ahorro energético.

Por otro lado, los espacios públicos son en sí un foco de ruido, es evidente que son objeto de diseño en la ingeniería acústica y en la arquitectura urbana. En estos diseños se aplican técnicas de aislamiento para reducir sus efectos y crear espacios más cómodos y habitables.

Si no se realiza un diseño correcto que tenga en cuenta en entorno acústico, ese ruido llegará a las viviendas, oficinas y otros locales. El ruido de los vehículos a motor y el resto de la actividad urbana terminan inundando los espacios que habitamos. En todos ellos se aplican técnicas de aislamiento para protegerse contra el ruido.

Acustival tiene mucha experiencia en el diseño y fabricación de esta solución acústica y puede encontrar la solución que necesitas en tu proyecto. Puedes contactar con nosotros y estudiaremos tu caso para determinar cuál es el silenciador que se requiere en tu instalación.