aislamiento acústico de una habitación

Claves para el aislamiento acústico de una habitación

El aislamiento acústico de una habitación requiere, como en cualquier otro caso, de un análisis previo. De esa manera se podrán establecer las medidas óptimas de reducción del ruido. Es muy habitual, encontrarse con diversas fuentes de ruido en una vivienda. Por eso en este artículo daremos algunas claves a tener en cuenta para el un aislamiento óptimo.

Determinar cuál es el ruido que quieres controlar

El ruido es únicamente, un sonido no deseado. Existe un nivel de decibelios que está considerado dañino para la salud. Éste está relacionado con el tiempo de exposición y efectivamente, puede ocasionar pérdida auditiva, y otros problemas médicos como enfermedades cardíacas e hipertensión.

No obstante, eso no quiere decir que no haya ruidos molestos, que necesitemos reducir. Este es un tema muy relacionado con la ergonomía, que ya comentamos en nuestro artículo sobre el tema. En él ya vimos cómo afecta el ruido al confort.

Es posible que, en una habitación, se realicen tareas que requieren un mayor nivel de concentración o simplemente que las usemos para descansar. Por eso, a la hora de proceder al aislamiento acústico de una habitación deberemos tener en cuenta este aspecto. Es importante, sobre todo, si sigues trabajando desde casa y necesitas algo de soledad para hacer algo. La insonorización consiste en controlar el ruido. Por eso, deberías preguntarte qué ruido quieres controlar. Suele ser útil, atacar el ruido más fuerte.

Cómo insonorizar una habitación

Para conseguir un entorno acústico confortable se deberá controlar la calidad y la naturaleza del sonido que se genera en la habitación. Por otro lado, en el aislamiento acústico de una habitación, se tendrá que bloquear el ruido que no se desea oír. En ambos casos se trata de detener el movimiento no deseado del sonido de un lugar a otro y de amortiguar los ecos. La absorción del sonido hace que el sonido no rebote de un lugar a otro. El bloqueo del sonido se basa en materiales y métodos que detienen o reducen la transferencia del sonido.

Controlar el ruido en origen

Hay muchas maneras de reducir el ruido y la exposición al ruido. A menudo, lo mejor es una combinación de métodos. El uso de determinadas técnicas constructivas o el uso de materiales específicos en el momento de la construcción es la mejor opción. La colocación de ventanas adecuadas va a ser determinante.

Lo que siempre aconsejamos, es hacer todo lo posible para controlar el ruido en su origen. De todas formas, no siempre es posible actuar desde el inicio ni sobre la fuente de ruido. Es por ello, que se acaba recurriendo a la insonorización o aislamiento acústico de una habitación.

Uso de materiales adecuados

Se pueden utilizar materiales que bloqueen el sonido. De ese modo evitaremos que el ruido se transmita a través de las paredes, el techo, el suelo, las puertas, las ventanas y las aberturas. Asimismo, emplear materiales que absorban el ruido tanto dentro como fuera de la habitación.

Se debe considerar la posibilidad de rediseñar el espacio. Se puede utilizar el mobiliario para acondicionar la estancia y reducir el eco, que también puede ser muy molesto. Los materiales suaves que absorben el sonido, como alfombras y muebles tapizados, pueden tener algún efecto. No obstante, lo ideal es contactar con profesionales para que, tras un estudio adecuado.

En la insonorización de una habitación será muy importante determinen cuáles son los materiales que mejor se ajustan a cada presupuesto. Empresas especializadas, como Acustival, te podrán informar de cuáles son los que más te convienen. Quizás lo ideal sea revestir las paredes o colocar paneles acústicos en ubicaciones específicas.