Pantallas acústicas para la contamianción acústica

Contaminación acústica y ordenación urbana

Últimamente es muy habitual la presencia de noticias relacionadas con los conflictos entorno a la contaminación acústica en nuestras ciudades. Se trata de un problema de convivencia existente desde siempre, pero que, progresivamente distintos organismos van regulando poco a poco.

Existe regulación específica en materia de edificación, como la Ley de Ordenación de la Edificación (LOE)  a nivel nacional y local que incide sobre este problema. Dicha normativa contempla específicamente la necesidad de establecer medidas de relacionadas con el problema de la contaminación acústica. La normativa al respecto incide en la necesidad evaluar los problemas de ruido en las principales fuentes contaminantes. A partir de dicha evaluación, se deberán adoptar las correspondientes medidas preventivas y correctivas para reducir la contaminación acústica. El objetivo es conseguir un entorno en el que se reduzca la probabilidad de sufrir daños a la salud derivados del ruido.

Ordenación del territorio

Dentro del ámbito de la ordenación urbanística y del territorio, todas las medidas preventivas y correctivas en materia de contaminación acústica, deben centrarse en diversas áreas de acción. Así pues, los principales aspectos a tener en cuenta relacionados con las zonas afectadas por el ruido serían, la ubicación de las zonas industriales, comerciales y de ocio, así como las infraestructuras de transporte. Es por ello que las acciones deben centrarse en estos aspectos.

Medidas en la fuente emisora de contaminación acústica

Ya hemos comentado que es importante realizar una evaluación previa del impacto de la contaminación acústica. A partoir de dicha evaluación se determinarán las medidas preventivas y correctivas.

En la legislación de la mayoría de países desarrollados se establece que las medidas deben enfocarse en la fuente emisora. Así pues, al configurar los espacios de habitabilidad, deberán tomarse medidas enfocadas a reducir la emisión. La fuente será puntual, como por ejemplo, una instalación industrial o será una fuente en línea. Este último sería el caso de una vía de transporte, como una carretera o una línea de ferrocarril.

Tradicionalemente, los nucleos poblacionales se suelen aproximar a las infraestructuras de transporte, zonas comerciales e industriales, que como ya hemos dicho son las principales fuentes emisoras de ruido.

En cualquier caso, siempre será conveniente ordenar el espacio de tal maner que existan viales y espacios tampón entre las zonas emisoras de ruido y las zonas habitadas. Esto pueden ser los propios viales de acceso o instalaciones de otros usos no emisores potenciales de ruido, como jardines o instalaciones deportivas.

Pantallas acústicas

Una de las medidas más comunes para evitar los efectos de la contaminación acústica son las pantallas acústicas. El comportamiento de las ondas de ruido y su desplazamiento por el aire, puede ser muy diverso. Una pantalla acústica no es más que una barrera, que puede ser natural o artificial, que impide la propagación del ruido a través del aire.

La fabricación de los apantallamientos artificiales, se hará con módulos de diferentes materiales. Estos materiales de fabricación se seleccionarán teniendo en cuenta que son para una instalación exterior. Para una instalación interior serían distintos.

La opción del apantallamiento acústico es muy habitual. Sobre todo en medidas relacionadas con la contaminación acústica que tienen origen en las infraestructuras de transporte (autopistas o ferrocarriles). No obstante, son muy utilizadas en instalaciones industriales con el fin de atenuar el ruido de equipos de trabajo, como compresores, bombas, equipos de climatización, etc. Acustival se dedica desde hace más de una década al diseño, fabricación e instalación de ambos sistemas de aislamiento acústico.

Otros acciones de ordenación

En lo que respecta a la ordenación urbana relacionada con la contaminación acústica, también serán muy importantes otro tipo de medidas. Medidas preventivas y correctivas asociadas a la disposición de los edificios. Por ello se deben tener en cuenta otros aspectos. La reflexión de las fachadas o el efecto de apantallamiento que pueden ejercer unos edificios con otros serían un ejemplo. La anchura de las calles es un aspecto que también afectará sobremanera a la contaminación acústica en las zonas afectadas.

Por otro lado, cabe señalar que, estas medidas de ordenación del territorio no deben adoptarse aisladamente. Deberían ir siempre acompañadas de otras actuaciones no menos importantes en relación a la distribución del espacio interior.

 

 

 

 



Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies