Ruido en las escuelas de música

El ruido en las escuelas de música

Los centros de enseñanza son espacios en donde la acústica es muy importante. Pero si se trata de una escuela de música la necesidad es mayor. La reducción del ruido en las escuelas de música es necesaria para evitar interferencias desde el exterior como para reducir las molestias a los espacios colindantes. Por otro lado, la acústica interior será determinante para el desarrollo de la actividad educativa. De todo ello hablaremos en este artículo.

Fuentes de ruido en las escuelas de música.

Una fuente de ruido en las escuelas de música suele encontrarse en los pasillos. Al igual que en otros centros educativos, el alumnado suele concentrarse en ellos durante los descansos y generan mucho ruido que rebota en las paredes habitualmente lisas. Ese rebote del sonido en superficies duras genera un exceso de energía que no se puede liberar que se traduce en un eco muy molesto y diversos problemas de acústica.

Por otro lado, la geometría cuadrada de las salas tampoco ayuda a mejorar el ruido en las escuelas de música. En ellas se generan ondas estacionarias debido a que el sonido rebota de unas paredes a otras. Esto provoca que algunas notas se amplifiquen produciendo picos de resonancia que pueden entrar en discordancia con la música. De ese modo ciertos instrumentos sonarían estridentes o desafinados. Asimismo, los sonidos indeseados suponen innumerables distracciones tanto para el alumnado como para el personal docente. El esfuerzo se multiplica y como en cualquier otro centro educativo, esa mala acústica provoca malestar, cansancio y estrés. También disminuye notablemente el rendimiento de las clases.

Acondicionamiento acústico de las escuelas de música

Para realizar un buen acondicionamiento acústico de la escuela, se puede liberar esa energía sobrante. Para ello nos serán muy útiles los paneles acústicos absorbentes. La composición de estos paneles debe ser adecuada para la absorción de energía en todo el espectro musical. La colocación de estos paneles debe realizarse en lugares que queden resguardados roces, golpes para evitar el desgaste. Para salas con frecuencias muy bajas es bueno incorporar trampas triangulares que amplíen la absorción.

Insonorización de las escuelas de música.

Para solucionar las fugas de sonido de una sala de música a otra, trataremos de impedir que éste encuentre huecos por los que pasar. A través de ellos se transmitirá a otras zonas del edificio o viviendas contiguas. Esta vía de escape del sonido puede darse en las puertas y ventanas, conductos de ventilación y otras instalaciones.

Utilizar ventanas y puertas acústicas que cumplan con los requisitos de aislamiento será de gran utilidad para que el sonido no traspase el recinto. Para las conducciones será necesario forrarlas con materiales aislantes de calidad. Por otro lado, los paneles acústicos que combinen propiedades de aislamiento y absorción pueden ser de gran utilidad.

En definitiva, el tratamiento del sonido es esencial en una escuela de música. Con el estudio adecuado realizado por profesionales se puede reducir el ruido en las escuelas de música consiguiendo un espacio educativo más confortable. Se favorecerá el aprendizaje y se reducirán las molestias en las estancias contiguas.