Ruido y ergonomía

El ruido y la ergonomía

El ruido y la ergonomía son dos conceptos que están muy relacionados entre sí. En el presente artículo veremos por qué es importante el ruido en relación a la ergonomía, sobre todo en lo que se refiere a puestos de trabajo.

Qué es la ergonomía

La ergonomía es una disciplina que se encarga del estudio y análisis de la adaptación del entorno a las personas. Es una disciplina que fundamentalmente se desarrolla a raíz de la prevención de riesgos laborales. De hecho, la Ergonomía y Psicosociología Aplicada es una especialidad técnica dentro de la seguridad y salud en el trabajo. No obstante, tanto en el mundo laboral como en el doméstico, es necesario adaptar las cosas a las personas para evitar incomodidades y daños a la salud. Si esto no fuera así, serían las personas las que se adaptarían a su entorno. En ese proceso de adaptación es cuando la salud de las personas se puede ver deteriorada. A continuación veremos con más detalle cómo se relacionan el ruido y la ergonomía.

Cómo afecta el ruido al confort

Como ya hemos comentado, tanto en el trabajo como en la vivienda, existen factores del entorno que afectan a la salud de las personas. En nuestro artículo sobre el ruido en el trabajo, ya comentamos que el ruido es un factor de riesgo para la salud de las personas. Existen unos niveles de presión sonora a partir de los cuales, se producen daños a la salud. Se trata de un asunto del que se ocupa la higiene industrial.

Ergonomía ambiental

Pero cuando los niveles de ruido están dentro de la legalidad o simplemente, de los límites que se consideran no perjudiciales, existen otros motivos para la adopción de medidas. Hablamos entonces de disconfort acústico. Es ahí donde entra la disciplina de la ergonomía a analizar cuáles son eso otros límites recomendables y las medidas correspondientes. Esa es la verdadera relación entre el ruido y la ergonomía o adaptación del puesto de trabajo.

La ergonomía ambiental se centra en el ambiente térmico, el visual, mecánico, el electromagnético, el atmosférico y por supuesto del ambiente acústico. El ambiente acústico está constituido por la existencia de ruidos o sonidos no deseados. Éstos, producen en el organismo determinados efectos y consecuencias molestas dependiendo de la susceptibilidad de la persona. Lo más habitual es que se manifieste en la dificultad para poder mantener una conversación.

Están bastante estudiados los efectos dañinos del ruido y se conocen los valores “seguros” de presión sonora. A pesar de ello, no ocurre lo mismo con los efectos molestos que produce. No obstante, Existen criterios de valoración de la interferencia conversacional (como el PNC, etc.)

Ruido y ergonomía. Adaptar el entorno al confort acústico.

Para lograr disminuir el ruido en un centro de trabajo o en una vivienda debemos comenzar por el estudio de la fuente. Se debe estudiar el diseño más adecuado del puesto de trabajo o distribución de la estancia. Esto incluye la ubicación de las máquinas o de cualquier otro elemento que influya en el ambiente acústico. Posteriormente se deben establecer sistemas adecuados de mantenimiento y lubricación en el caso de las máquinas.

Una vez realizada esa primera etapa de actuación deberá pasarse, al aislamiento del ruido mediante barreras, empleo de paneles absorbentes, etc. En Acustival realizamos el estudio pertinente que determinará cuáles son las medidas específicas que necesita su espacio para realizar una adecuada adaptación del puesto de trabajo o estancia. Fabricamos e instalamos paneles acústicos, puertas acústicas y silenciadores. Contacta con nosotros para resolver tu problema de ruido.