Insonorizar una nave industrial

Motivos por los que insonorizar una nave industrial

La necesidad de insonorización y control del ruido en la industria nace prácticamente en el momento en que se pone en marcha el negocio. La mayoría de actividades productivas generan contaminación acústica y se deben implementar acciones que permitan controlarla. Puede que tu empresa lleve mucho tiempo ejerciendo su actividad productiva. O puede que por el contrario, sea una empresa de nueva creación. Tal vez lleve funcionando mucho tiempo y requiera una serie de reformas o una ampliación. Si algo caracteriza a la actividad industrial es su dinamismo.

En cualquier caso, se deberán implementar acciones que permitan el control del ruido y que reduzcan su impacto. A continuación, os mostramos los motivos por los que se deben acometer estas medidas. Estas medidas serán mucho más fáciles de implementar si se realizan en fase de diseño. No obstante, siempre habrá soluciones específicas para cada situación

El ruido y su impacto ambiental

Por regla general, las fábricas y los centros productivos industriales están ubicados en zonas separadas de los núcleos urbanos. De ese modo se evitan las evidentes molestias. Relacionadas, sobre todo, con el ruido que supone la actividad industrial para el bienestar de los residentes de una comunidad. Especialmente, si se trata de una industria con trabajo a turnos. Es por ello, que se suelen adoptar medidas de control del ruido en la ordenación urbanística de las ciudades. De este tema ya hablamos en el artículo específico sobre el ruido y ordenación.

Por otro lado, todavía existen fábricas y almacenes dentro de los núcleos urbanos. Esto puede deberse a que se trata de fábricas antiguas. Puede que su ubicación haya sido absorbida por el crecimiento de un pueblo o ciudad. También puede deberse a que el centro de productivo o almacén ofrece servicios que requieren de una ubicación cercana a su público objetivo.

En cualquier caso, la actividad productiva de un centro de producción industrial genera unos niveles de ruido que deben ser controlados. Esto es necesario para la adecuada convivencia y reducir su impacto ambiental. Incluso en el caso de encontrarse en un polígono industrial se deberán aplicar una serie de medidas de reducción de la contaminación acústica. Asimismo, éstas deberán cumplir con las normativas medioambientales establecidas por el organismo correspondiente. Además de generar problemas de salud a la comunidad, la consecuencia de no implementar dichas medidas puede suponer una sanción importante.

Salud de los trabajadores

Crear ambientes de trabajo más saludables en almacenes y fábricas es una responsabilidad del empresario y del titular del centro de trabajo. Es por ello que se deben adoptar todas las medidas correctoras según la legalidad vigente en materia de prevención de riesgos laborales.

El exceso de ruido genera en las personas cambios de humor, estrés y por supuesto, pérdida de la capacidad auditiva. Además de esos daños a la salud, de los que también hemos hablado en otras ocasiones, el ruido también genera baja productividad.

Soluciones al problema del ruido en una fábrica

En Acustival llevamos años implementando medidas de reducción de la presión sonora en centros de trabajo industriales.

Las soluciones en este tipo de recintos industriales pueden ser diversas. Dependerá del tipo de industria y características del recinto, sector, etc. En cualquier caso, puede que se necesite una ampliación de la fábrica y se deba incluir la absorción de sonido en el diseño del edificio para el control del ruido de la fábrica. Se puede actuar reduciendo la reverberación y el ruido ambiental tanto dentro de la fábrica como fuera del entorno local.

En ocasiones, los ingenieros de Acustival recomiendan que la mitad inferior de las paredes se construya con paneles. Asimismo, que incluyan la absorción acústica para ayudar a controlar el ruido de la fábrica. Esto se debe hacer teniendo en cuenta que deben ser lo suficientemente robustos. Hay que tener en cuenta, el desgaste diario que supone un entorno agresivo como el de una fábrica. Existen otro tipo de medidas muy efectivas.  La instalación de paneles puede ser una opción, pero también los acondicionamientos acústicos. En ocasiones se procede a instalar silenciadores o puertas acústicas.

Existen muchos tipos de industria. Acustival analiza cada caso en particular para dar soluciones óptimas. Éstas se adoptarán según las características de cada recinto y la actividad que se realiza en ella. Ya que no es lo mismo una actividad con mucho ruido de impacto que una con ruido aéreo. Tampoco hay que olvidar que existen otras  condicionantes que van a afectar cualquier actuación para reducir el ruido en una fábrica, según el sector al que pertenezca. Por ejemplo, la industria alimentaria debe ajustarse a unos requisitos de limpieza que impiden la utilización de ciertas técnicas y materiales.

 



Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies