Soluciones antivibratorias

Soluciones antivibratorias contra el ruido

Las soluciones antivibratorias son muy efectivas ante determinados problemas de ruido. En este artículo veremos cuáles te pueden interesar y en qué tipo de situaciones.

Las vibraciones como causantes del ruido

En otros artículos hemos hablado de el ruido provocado por las vibraciones en edificios de uso particular como comercial e industrial. Principalmente este ruido está asociado a la presencia de máquinas.

Una vibración es el movimiento u oscilación periódica sobre una posición de equilibrio. En la actualidad, la mayoría de edificios incluyen sistemas de ventilación, aire acondicionado o refrigeración. Estos sistemas tienen equipos e instalaciones que producen movimientos mecánicos cíclicos.  Estos movimientos generan ruido, pero no únicamente por la transmisión del aire. También generan ruido por la transmisión no vibraciones, un ruido estructural que generalmente se se transmite al suelo.

Problemas para la salud derivados de las vibraciones

Las vibraciones producen ruido aéreo inducido por las bajas frecuencias. No obstante, las vibraciones en sí mismas producen daños a la salud. Por eso son muy necesarias las soluciones antivibratorias.

En los centros de trabajo suelen tener origen en el uso de equipos de trabajo. Cuando las superficies vibrantes entran en contacto con el cuerpo humano se pueden provocar molestias e incluso problemas más graves.

Los efectos para la salud derivados de las vibraciones pueden ser de diversa índole. Dependiendo de la frecuencia, del punto de contacto, de la dirección o de la duración de la exposición, las vibraciones pueden provocar malestar o interferencias de información. No obstante también pueden provocar alteraciones de las funciones fisiológicas, musculares, cardiovasculares, respiratorias, endocrinas, metabólicas, neuromusculares, sensoriales y del sistema nervioso o problemas a largo plazo en la columna vertebral. que requieren de una evaluación específica y seguimiento específico.

Otros problemas ocasionados por las vibraciones

Uno de los motivos por los que se hacen necesarias las soluciones antivibratorias es el efecto que éstas producen sobre el rendimiento de la maquinaria. Las vibraciones provocan un desgaste prematuro de las piezas mecánicas. Con ello se acorta la vida útil prevista de los equipos de trabajo. La falta de amortiguadores o la mala elección en un equipo vibratorio puede provocar un desajuste. La consecuencia de esto puede ser el funcionamiento incorrecto o un fallo del sistema o la rotura total.

Las vibraciones también pueden causar problemas en la estructura de los edificios. A la estructura de los edificios. Pueden provocar fallos en las estructuras que se traducen en problemas de seguridad. La resonancia mecánica de la estructura provoca la vibración. Esto ocurre cuando las fuerzas dinámicas son iguales a las frecuencias naturales de la estructura de soporte (fenómeno de simpatía). En la resonancia, las fuerzas se amplifican hasta 20 veces y hacen que la estructura vibre por encima de los límites de seguridad.

Soluciones antivibratorias frente al ruido estructural.

Ya hemos comentado que las bajas frecuencias son predominantes en el ruido estructural generado por vibraciones. Asimismo, esas ondas son más complejas. Por lo tanto, se deben utilizar técnicas especificas para reducir el ruido por vibración. Las técnicas de aislamiento acústico basado en la ley de masas no son tan efectivas para estos casos.

Las vibraciones que provocan el ruido estructural pueden recorrer largas distancias a través de los materiales de los edificios. Pueden incluso alcanzar las superficies de algunos cerramientos que irradian ruido a las partículas de aire adyacentes.

Soluciones en la fase de diseño

Muchos de estos problemas pueden solucionarse con medidas preventivas en la fase de diseño. En esta fase se suelen subestimar las consideraciones dinámicas y vibratorias. Esto provoca errores posteriores en el funcionamiento de la maquinaria, así como a la generación de ruidos no deseados y tensiones estructurales.

Soluciones antivibratorias a posteriori

También se pueden aplicar medidas correctoras una vez identificada la avería. La vibración puede controlarse en la fuente, el medio y el receptor. La forma más eficaz de controlar la vibración es en la fuente. Si se tiene un equipo ruidoso lo más coherente es tratarlo. Ésta será la solución más efectiva. Si por el motivo que sea, no es posible controlar este punto, se tratará el medio o el receptor.

El método más adecuado para tratar la fuente es proporcionar amortiguación de las vibraciones. Con materiales elásticos intercalados se aísla la máquina vibratoria del suelo mediante la desconexión estructural de la base. Es importante elegir el amortiguador correcto. Una mala elección del aislante puede incluso amplificar la energía transmitida de la máquina al suelo a una estructura sólida.

También existen soluciones antivibratorias que minimizan el ruido estructural generado por una fuente a una frecuencia determinada. Esta frecuencia se saca del rango audible. Se trata de soluciones elásticas con un alto coeficiente de amortiguación. Esto permite atenuar las vibraciones no deseadas y cambiar la frecuencia de resonancia del sistema.

 

Ante cualquier tipo de problema de ruido, puedes contactar con nosotros. Suministramos soluciones antivibratorias. Fabricamos paneles, silenciadores y puertas acústicas. Para una solución a medida consulta aquí. Si tienes alguna necesidad específica, ponte en contacto con nosotros y estaremos encantados de ayudarte.